La puesta en marcha del Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Tripulaciones y Técnicos de Airbus Military, inaugurado el pasado mes de octubre, sitúa a Andalucía como un referente en materia de formación para el sector aeronáutico, y consolida su protagonismo en la industria europea e internacional.

Las nuevas instalaciones, que han supuesto una inversión de 170 millones a través de la Junta de Andalucía y la compañía aeronáutica, acogerán a los futuros pilotos del A400M, y darán empleo a unas 400 personas, entre puestos directos e indirectos.

 

El papel protagonista del sector aeronáutico andaluz en la industria europea e internacional es hoy día una plena realidad que se debe, no sólo all desarrollo de áreas o productos en los que las empresas andaluzas ya se han hecho un hueco destacado en el panorama internacional –como es el caso de las técnicas de fabricación de componentes, las aeroestructuras o las pruebas de vuelo, entre otros-– sino sobre todo, por los nuevos proyectos e iniciativas que se están potenciando en Andalucía para convertir la industria aeronáutica en uno de sus ejes estratégicos y principales motores del desarrollo económico de las próximas décadas. Además del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), Andalucía ha estrenado recientemente el Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Tripulaciones y Técnicos de Mantenimiento de Airbus Military, otras instalaciones pioneras para el sector aeronáutico a nivel mundial, en este caso para el ámbito de la formación y aprendizaje de los pilotos, técnicos y personal de mantenimiento de aviones.

Este nuevo centro, que se ubica en las instalaciones de la compañía europea de San Pablo Sur en Sevilla, frente a la FAL del A400M, fue inaugurado el pasado 15 de octubre por el consejero de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, Antonio Ávila; y el presidente de Airbus Military, Domingo Ureña, en un acto en el que también estuvieron presentes el presidente de la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), y director de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), Antonio Valverde; y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín.

 

El proyecto es fruto de un convenio de colaboración entre FADA y el fabricante aeronáutico, que ha supuesto una inversión de 170 millones de euros, de los que 82 millones han sido financiados por la Junta de Andalucía, en el marco de un acuerdo con el Ministerio de Educación. Una importante inversión que tendrá su repercusión en materia de empleo, ya que ocupará a unas 100 personas de manera directa (con 40 puestos de nueva creación) y a otras 300 de forma indirecta, así como también en el plano económico, con un volumen de negocio estimado de entre seis y ocho millones de euros. El presidente de Airbus Military, Domingo Ureña, explicó durante la inauguración que las instalaciones se encuentran entre las más modernas del mundo y que suponen el primer centro de simulación militar de España.

El edificio, que cuenta con espacio para seis simuladores de vuelo y con una amplia variedad de dispositivos formativos basados en aplicaciones informáticas, acogerá la formación de las tripulaciones del avión de transporte de nueva generación, el A400M, así como para los pilotos y personal técnico de la familia de aviones de tamaño medio y ligero de Airbus Military, los C295, CN235 y C212. Según confirmó la propia empresa, el centro hispalense también albergará la formación de los pilotos de los aviones tanqueros o cisterna, como el A300 MRTT, y las tripulaciones de otras plataformas que cuenten con el sistema de misión FITS (Fully Integrated Tactical System), desarrollado por Airbus Military y que permite al avión que lo lleva instalado la realización de misiones que van desde las de búsqueda y rescate o vigilancia marítima, a las de control de tráfico de submarinos o de protección medioambiental. Garantía para el futuro Domingo Ureña valoró el “espectacular salto cualitativo y cuantitativo” experimentado en los últimos 25 años, que “ha pasado de un sueño a una realidad”, y destacó la fortaleza de un sector que ha continuado creciendo pese a la crisis.

Además, apostó por continuar la colaboración publico-privada establecida “con más intensidad”, algo que redundará en el crecimiento tecnológico de la región y en la expansión del tejido empresarial andaluz. “Airbus Military está presente en un centenar de países con más de 1.000 aviones vendidos, cuyas tripulaciones pasarán todas por Sevilla”, añadió. Por su parte, el consejero de Economía, Innovación y Ciencia señaló que este nuevo centro va a convertir a Andalucía en el “polo más avanzado de Europa” en formación, simulación de vuelo, táctica y entrenamiento de tripulaciones y técnicos de aviones de transporte militar. Ávila puso el acento en la oportunidad que estas instalaciones abren para la industria auxiliar y abogó por continuar creando “estrategias comunes” que permitan a las empresas del sector seguir creciendo en competitividad y capacidad frente a la crisis y generar empleo de calidad.

Además, afirmó que la ubicación de este centro en Andalucía no es causal y que está respaldada por las infraestructuras que existen en la región y que sitúan la industria aeronáutica andaluza a la vanguardia del sector, como son los Parques Tecnológicos Aerópolis y Tecnobahía; la creación de Alestis o el CATEC. En este contexto, el alcalde de Sevilla apuntó que estas instalaciones demuestran que la capital andaluza “no sólo está mirando al fuunder turo, sino que también tiene mucho que decir en el presente”. Monteseirín, que agradeció en nombre de la ciudad la puesta en marcha del proyecto, destacó que, con la escuela de pilotos y técnicos, “Sevilla demuestra su compromiso para que se consolide esta extraordinaria obra que es la industria aeronáutica, y para que se constituya como uno de los principales polos aeronáuticos de Europa”.

Una vinculación histórica con la capital andaluza en el ámbito aeronáutico que el director de Servicios de Airbus Military, Richard Thompson, cifró, en términos en formación, en 12.000 alumnos con 25.000 horas de vuelo que han pasado desde los años 80 por las instalaciones de la compañía en Sevilla. En 2009 dichas cifras alcanzaron los 1.100 alumnos con 2.400 horas de vuelo y un retorno de dos millones de euros directos en gastos de servicios para la economía sevillana. Más de 1.000 alumnos al año El nuevo Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Tripulaciones y Técnicos de Mantenimiento ya cuenta con dos simuladores de vuelo, uno de reciente adquisición para instruir tripulaciones del C295, y otro para el CN235, que opera desde 1995 y en el que ya se han realizado 25.000 horas de vuelo de formación. La instalación del primer simulador de vuelo de A400M, sin embargo, no se realizará hasta mediados de 2012, unos meses antes de la primera entrega de la aeronave, prevista para finales de ese año.

En cuanto el resto de dispositivos, el centro cuenta con tres espacios adicionales para la instalación futura de otros tantos simuladores, entre los que se incluirán el del tanquero A300 MRTT y otro que se ubicará en el exterior del hangar. Todos estos simuladores podrán recrear una amplia gama de operaciones y actividades especializadas como el vuelo con visión nocturna, despegues y aterrizajes en pistas no preparadas, de reabastecimiento en vuelo o el lanzamiento de cargas o paracaidistas. En el centro podrán formarse más de 1.000 alumnos al año que recibirán 8.000 horas de vuelo y clases teóricas en 22 aulas, con una media de entre seis y ocho personas por aula. Entre los alumnos se incluirán pilotos, copilotos, miembros de tripulación y supervisores de carga; equipo de mantenimiento; paracaidistas, integrantes de equipos médicos; operadores de los sistemas de misión; y personal de reabastecimiento en vuelo.

Algunos de los cursos especializados más destacados que se impartirán son los de habilitación de pilotaje; de operación de sistemas de misión; de reabastecimiento en vuelo; de habilitación para personal certificador de mantenimiento; o para formación de instructores, entre otros. El aprendizaje se impartirá a través de diferentes programas y dispositivos que se utilizan para la formación de tripulaciones, ingenieros y técnicos para el mantenimiento de la aeronave. Como uno de los equipos más destacados en el área de formación teórica destaca un entrenador de vuelo de pantallas planas, donde los paneles del avión se simulan sobre pantallas táctiles LCD de alta calidad.

Estos dispositivos emulan la interfaz del avión y permiten realizar todo tipo de tareas como cambiar de frecuencia de radio, la velocidad del avión, el ángulo de balanceo o la dirección del aparato. El centro cuenta con una superficie total de 13.000 metros cuadrados construidos en dos plantas. Además de las zonas de simuladores y las aulas de formación teórica, las instalaciones disponen de salas de preparación de ejercicios y análisis de resultados, talleres de mantenimiento, almacén de repuestos, zona de maquetas para mantenimiento, así como otras áreas destinadas al personal docente, de gestión y de soporte del centro, biblioteca, zonas de descanso y oficinas.