La firma se encargará del
desarrollo de este sistema para el proyecto del nuevo avión de transporte
regional (Green Regional Aircraft), que se enmarca dentro del programa europeo
Clean Sky, y en el que ya participa CESA con otro proyecto. En la iniciativa
también colabora la empresa andaluza MDU, que realizará el diseño y la
fabricación de la unidad de control del nuevo actuador electromecánico"

CESA, Compañía Española de Sistemas Aeronáuticos, ha dado
un nuevo paso para consolidar su presencia en el pro­grama Clean Sky, la
Iniciativa Tecnológica Conjunta impulsa­da por la Unión Europea destinada al
desarrollo y validación de nue­vas tecnologías para alcanzar el reto de una
aviación más eficiente y sostenible en el marco del año 2020. La empresa
española, que par­ticipa en diversas iniciativas incluidas en este programa, ha
resultado adjudicataria de un nuevo proyecto para el desarrollo, fabricación,
ensayos y certificación en vuelo de un actuador electromecánico para un mando
de vuelo primario. En concreto, para el actuador de control de la superficie
del timón de dirección del avión de transporte regional GRA (Green Regional
Aircraft).

El
proyecto, denominado E-RUDDER, viene a sumarse así a la ini­ciativa ARMLIGHT,
otra investigación enmarcada también dentro del programa GRA en la que CESA se
encargará de la producción de un actuador electromecánico orientado al sistema
del tren de aterrizaje de la nueva aeronave (ver en el número 22 de Aeronáutica
Andaluza). De esta manera, CESA afianza doblemente su presencia no solo en GRA,
sino también en Clean Sky, uno de los programas que mayor inversión europea
está recibiendo en los últimos años para el desarrollo de nue­vas tecnologías y
procesos que contribuyan a un mayor respeto por el medio ambiente y a cumplir
los objetivos marcados por el Consejo Ase­sor para la Investigación e
Innovación Aeronáutica en Europa (ACARE, Advisory Council for Aeronautics
Research in Europe).

CESA trabajará en E-RUDDER junto al fabricante italiano
Alenia-Aer­macchi (Grupo Finmeccanica), que es el responsable del grupo de Tec­nología
para Sistemas del “All Electrical Aircraft” dentro del programa GRA, y
establecerá las especificaciones para el desarrollo del actuador. Para estas
especificaciones se partirá de los actuales requerimientos de la actuación de
mandos de vuelo primario de aviones de transporte regional como el ATR 42 o el
ATR 72. Según ha informado la compañía española, estos requerimientos podrían
fácilmente adaptarse a los de un posible avión que sustituya a estos dos
modelos y que incorporase las evoluciones tecnológicas desarrolladas. El
establecimiento de estas especificaciones será una labor conjunta entre CESA y
Alenia-Aermac­chi, en la que la empresa española aportará su amplia la
experiencia en programas previos de desarrollo de actuadores electromecánicos.

Tras
haber acordado la estructura de los paquetes de trabajo del proyecto, CESA ya
ha llevado a cabo un diseño conceptual del nuevo actuador para el timón de
dirección. La empresa procederá ahora al desarrollo de las especificaciones
detalladas del acuerdo con Alenia- Aermacchi, así como al establecimiento de
las pautas de los ensayos a realizar. Según la planificación del proyecto, se
prevé que en trece meses esté disponible un primer prototipo de este actuador
con el que se comenzaran los ensayos de validación y calificación en tierra,
que deberán completarse antes de proceder con los ensayos en vuelo.

Presencia
andaluza

CESA
es la compañía encargada de liderar este paquete de trabajo en el proyecto GRA,
pero no la única que participará en él, ya que cuenta con la colaboración de
varios aliados españoles del sector aeroespacial. Entre ellos, la empresa
andaluza MDU, especializada en la fabricación de siste­mas electrónicos y
equipos embarcados, que intervendrá como partner encargado del diseño y la
fabricación de la unidad de control del actuador, así como de su optimización
de cara a una futura integración en la aeronave.

El
proyecto incluye también el desarrollo de un banco de pruebas para la
demostración del comportamiento del actuador y su posterior certificación para
vuelo. En este apartado también colabora la corpo­ración tecnológica Tecnalia,
que también ayudará a MDU y CESA en la elaboración de la unidad de control del
actuador.

La
fase de ensayos consistirá en tres etapas:

- Ensayos validación/calificación del motor en
el banco específicamen­te desarrollado por Tecnalia.

- Ensayos en tierra del actuador en el
“Copper Bird” del GRA (banco que simula los principales sistemas del avión).

- Ensayos “en vuelo” por Alenia-Aermacchi. El
actuador será instalado, junto con su banco de ensayos (o una versión
simplificada del mismo) en la cabina de pasajeros de un ATR 72. Uno de los
principales objeti­vos de estos ensayos será la evaluación del impacto del
actuador en el sistema de generación eléctrica del avión.

Sinergias
con otros proyectos

Esta
iniciativa tendrá importantes sinergias con otros proyectos de investigación y
desarrollo que actualmente está llevando a cabo CESA en el campo de la
actuación electromecánica, como es el caso de SIN­TONIA o PROSAVE2 (ambos
proyectos CENIT del Centro para el De­sarrollo Tecnológico Industrial) o
ACTUATION 2015 (perteneciente al VII Programa Marco de la Comisión Europea).

Entre los aspectos más
importantes de estas posibles sinergias se en­cuentran la optimización de los
componentes mecánicos, la electrónica de potencia, las unidades de control, la
monitorización del estado del ac­tuador (“Health Monitoring”) o los conceptos
de regeneración energética, buscando un mejor aprovechamiento entre las
funciones de consumi­dor/generador de potencia de los actuadores
electromecánicos.