El Ministerio de Defensa ha acordado con Eurofighter retrasar hasta 2015 la entrega de un total de 15 aviones de combate que el Ejército del Aire debería recibir entre los años 2012 y 2014. Según ha explicado el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, este acuerdo ha sido posible gracias al crédito extraordinario recientemente aprobado por el Gobierno que permitirá pagar la deuda acumulada entre 2010 y 2012 con las empresas y programas de defensa, principalmente del Eurofighter, y que asciende a un total 1.783 millones.

Defensa estudia ahora negociar con las firmas de los 19 programas de armamento para buscar soluciones que permitan atender los compromisos económicos. En este plan se contemplan más retrasos en entregas y reducciones de los pedidos, entre los que no se descarta el programa del A400M. No obstante, Argüelles ha recalcado que esta cuestión se discutirá con Airbus Military, y con el Estado Mayor de la Defensa. España cuenta con un pedido de 27 aviones contratados que recibirá a partir de 2016.

En total, los compromisos de pago por los programas de armamento podrían alcanzar hasta los 31.000 millones de euros, que el Gobierno debería ir pagando hasta 2015. Además del Eurofighter y el A400M, en estos programas se incluyen los buques de acción marítima de Navantia y los helicópteros de combate Tigre de Eurocopter.