EADS anunció el pasado mes de julio un cargo adicional
de 124 millones de euros en sus resultados económicos del primer semestre del
año derivado del programa de su nuevo avión comercial, y que se ha traducido en
otro retraso para la entrega del primer modelo A350XWB. El motivo: la
implantación de un nuevo sistema que solucione los problemas del proceso de
taladrado automatizado para las alas, en la factoría de Airbus en Broughton
(Reino Unido). Mientras, el programa prosigue adelante con nuevos hitos como la
entrega a la Línea de Ensamblaje Final del primer estabilizador vertical,
fabricado por la empresa española Aciturri"

 

Nuevo contratiempo para el
proyecto del A350 XWB, uno de los programas aeroespaciales más ambiciosos de la
aviación comercial para las próximas décadas y la principal joya de la corona
dentro del segmento de aeronaves civiles de EADS, que dirige Airbus. La
compañía europea ha anunciado que el programa sufrirá un retraso de varios
meses debido a nuevos problemas en el proceso de taladrado y acoplamiento de
las alas del avión. Aunque Airbus ya reconoció en el pasado salón aeronáutico
de Farnborough tener dificultades con las alas del A350, la compañía matriz,
EADS, lo confirmó definitivamente a finales de julio cuando presentó los re­sultados
económicos del primer semestre del año. En este primer balance, la empresa
admitió un cargo adicional de 124 millones de euros derivados del último
retraso del A350 XWB.

Según el comunicado emitido por
EADS, “la entrada en servicio se ha desplazado al segundo semestre de 2014,
debido, principalmen­te, al tiempo necesario para la implantación del proceso
de taladrado automatizado para las alas. En el segundo trimestre se ha
registrado un cargo de 124 millones de euros, que corresponde al retraso real
de unos tres meses. El programa A350 XWB sigue representando un desafío y
cualquier nuevo retraso daría lugar a cargos superiores”, señaló la compañía.

Los problemas se han detectado
en la máquina automática encarga­da de realizar en las alas del avión los
agujeros en los que se instalarán las piezas que unen las alas a las costillas
y largueros. Esta máquina se encuentra en la planta de Airbus en Broughton
(Reino Unido) donde se ensamblan las alas con piezas procedentes de otras
factorías, incluida la de Illescas, en Toledo, donde se fabrica la superficie
inferior del ala, y la de Stade (Alemania), donde se produce la superficie
superior. El anterior retraso del programa A350, anunciado en noviembre de
2011, preveía la entrada en servicio del avión a mediados de 2014, aunque
originalmente estaba programada para el segundo trimestre de 2013.

Estos datos corresponden al
A350-900, versión base del avión, cuyo primer aparato será entregado a la
aerolínea Qatar Airways. Para las otras dos versiones de la aeronave (A350-800
y A350-1000), EADS no ha aclarado aún cuándo serán oficialmente sus respectivas
entradas en servicio. Airbus señaló en 2011 que se estimaba que el primer
aparato del modelo A350-800 sería entregado a mediados de 2016, y la versión
más grande hacia mediados del año siguiente.

Entrega del primer VTP

Para
la compañía esta complicación puntual en las alas no pone en riesgo el
programa. Más bien se trata de un obstáculo añadido más a la complejidad
tecnológica del proyecto, uno de los más im­portantes en el sector aeronáutico
internacional de los últimos años. El calendario del A350 continúa progresando
con nuevas entregas por parte de sus empresas proveedoras y el montaje de los
dos pri­meros modelos del A350, el estático destinado a pruebas en tierra y el
primero destinado a los ensayos en vuelo, ambos en la Línea Ensamblaje Final en
Toulouse (Francia). De hecho, Airbus entregó en julio la sección frontal del
fuselaje del primer avión que despegará (MSN1), una pieza que cuenta con una
longitud de 21 metros
y que ha sido fabricada en la factoría francesa de Saint-Nazaire. Ya en el mes
de agosto la compañía llevó a cabo el encendido del sistema eléctrico de la
cabina y el fuselaje delantero del avión, mientras que a principios de
septiembre se procedió a la entrega de la primera ala procedente de la factoría
de Broughton. Esta ala, de 32
metros de longitud y seis de ancho y fabricada en
material compuesto de fibra de carbono, se integrará en la aeronave destinada a
las pruebas es­tructurales estáticas en tierra.

Sin
embargo, el hito más destacado en las últimas semanas para la industria
aeronáutica española que participa en el programa del A350 ha sido la entrega
del primer estabilizador vertical (VTP) fa­bricado por la compañía Aciturri. La
empresa, que cuenta con dos plantas en Sevilla y Cádiz, es responsable del
diseño, el desarrollo de los procesos de fabricación y producción de todos los
elementos es­tructurales -tanto en materiales compuestos como metálicos- y de
los sistemas eléctricos e hidráulicos que integran el estabilizador vertical
del avión, exceptuando el rudder o timón de dirección.

Desde
la adjudicación de este contrato, Aciturri ha ido completan­do los sucesivos
hitos recogidos en la planificación del programa, que han consistido en el
diseño y optimización de los elementos del VTP, fabricación de los primeros
prototipos y validación de los conceptos de diseño y fabricación. Para ello, la
firma ha desarrollado un intensivo plan de inversiones que alcanzará los 110
millones de euros en 2013, según informó Aciturri, destinados tanto al desarro­llo
de producto y procesos relacionados con el paquete de trabajo del A350 como a
nuevas instalaciones y equipos. Además del VTP, Aciturri es responsable de las
partes internas de la sección 19, las que conectan el fuselaje del avión con
los estabilizadores horizontal y vertical.

La
entrega del estabilizador vertical tuvo lugar en un acto interno de Airbus con
los principales proveedores del programa A350XWB, celebrado a finales de agosto
en la factoría de Stade, donde la com­pañía se encarga de integrar las
secciones fija (VTP) y móvil (rudder) del empenaje vertical de todos sus
aviones. En concreto, este evento sirvió para conmemorar la entrega a FAL en
Toulouse del primer con­junto completo (VTP y rudder) que formará parte del primer
A350 que levantará el vuelo.

En el
acto participó, por parte de Aciturri, una delegación encabe­zada por el jefe
del programa VTP, Javier Pezzi, y el consejero dele­gado de la empresa
española, Ginés Clemente. El encuentro tam­bién contó con la presencia de
Didier Evrard, director del Programa A350XWB, Rafael Gonzalez Ripoll, director
de Airbus Operations, y Carlos Meliveo, director del programa A350 XWB en
España, entre otros. En su intervención, Evrard subrayó el hecho de que el VTP
de Aciturri para el ensayo estático fue el primero que se recibió en la FAL del
nuevo avión en Toulouse y recalcó “la importancia de este proyec­to en la
consolidación de la imagen de España como referente en la fabricación de
elementos en material compuesto”.