“EL CATEC Y EL CENTRO DE SIMULADORES PERMITIRÁN A LA INDUSTRIA AERONÁUTICA ANDALUZA CONTINUAR DESARROLLÁNDOSE CON UN GRAN POTENCIAL DE FUTURO”

El consejero de Economía, Innovación y Ciencia analiza lo que supondrán para el sector aeronáutico la puesta en marcha de dos proyectos impulsados por el gobierno andaluz con el fin de seguir consolidándolo como uno de los principales motores de la economía en la región: el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroepaciales (CATEC) y el Centro de Simuladores y formación de Tripulaciones. ávila apuesta por diversificar en productos, servicios y capacidades tecnológicas como recetas para consolidar el sector andaluz en los próximos años en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio a nivel internacional.

La industria aeronáutica andaluza está de enhorabuena tras la inauguración del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) y el Centro de Simuladores de Vuelo y Entrenamiento de Tripulaciones, dos proyectos precisamente impulsados por la Junta de Andalucía a través de la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA). ¿Qué valoración hace de la puesta en marcha de estas dos instalaciones llamadas a ser dos de las principales referencias del sector aeronáutico y aeroespacial en nuestra comunidad?

El Centro de Simuladores y el CATEC son dos importantes proyectos que permitirán a nuestra industria aeronáutica continuar desarrollándose con potencial de futuro, como lo viene haciendo hasta ahora. Ambas iniciativas, impulsadas de forma determinante por la Junta de Andalucía, dotan a las empresas aeronáuticas andaluzas de mayores oportunidades de crecimiento.

En el caso del Centro de Simuladores, gestionado en el marco de un convenio entre FADA-AIRBUS Military que la Junta de Andalucía ha respaldado con 82 millones de euros en colaboración con el Gobierno de España, estamos ante un proyecto que sitúa a nuestra región a la vanguardia europea en cuanto a tecnología de simulación y formación de tripulaciones de aviones de transporte militar. Por este centro pasarán, por ejemplo, todos los pilotos que vayan a volar con un A400M. Además de la generación de riqueza y empleo que supone para Andalucía acoger anualmente a un millar de alumnos con este tipo de perfil, el proyecto pone a disposición del sector la tecnología más avanzada en simulación y formación y cuenta con un área de I+D para seguir desarrollando proyectos en este campo.

Estas características implican que el centro es también una oportunidad para las empresas andaluzas del sector, por el trasvase de conocimiento que puede suponer a nuestro tejido auxiliar y la posibilidad que les ofrece de adentrarse en este área de negocio e, incluso, desarrollar proyectos conjuntos. Y esta es, precisamente, una de las principales líneas de trabajo del CATEC, el impulsar el desarrollo de nuevas áreas de negocio en el sector andaluz y promover la cooperación entre empresas que permita a nuestras firmas desarrollar proyectos de mayor envergadura., todo ello basado en la investigación aplicada y la transferencia de tecnología. Además de asesorar, facilitar y ayudar a las empresas aeronáuticas andaluzas a desarrollar proyectos de I+D que les permitan seguir evolucionando y ser competitivas, este centro tecnológico, que hemos promovido desde el Gobierno andaluz, tiene también la misión de impulsar la imagen de nuestro sector aeronáutico como un cluster industrial.

Se trata de una apuesta decidida del Gobierno andaluz por un sector estratégico que ha demostrado su resistencia y competitividad incluso en la peor coyuntura económica, que crea riqueza y empleo a largo plazo y es intensivo en innovación y tecnología. Uno de los sectores sobre los que queremos que se asiente el nuevo modelo económico sostenible por el que estamos trabajando.

El CATEC es un centro pionero en el ámbito de la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías para el sector aeronáutico y aeroespacial, no sólo en Andalucía, sino también a nivel nacional. ¿Cree que será el paso definitivo para conseguir que la transferencia de tecnología y su aplicación en las empresas andaluzas de sector sea una realidad?

La industria aeronáutica es uno de los sectores que actualmente realiza una mayor apuesta por el conocimiento y la tecnología. De hecho, en los últimos años hemos visto que una parte importante de las nuevas incorporaciones a las empresas se realiza a los departamentos de ingeniería e I+D.

En el último año el personal que más creció en la industria auxiliar fue el dedicado a estas áreas, que pasó de representar el 19 al 22,4%, y se destinaron más de 13 millones de euros a actividades de I+D, inversiones dirigidas a la mejora de nuevas líneas de negocio de mayor valor añadido, como materiales compuestos o aviones no tripulados. La situación actual del mercado aeronáutico global, con la competencia que ejercen los mercados emergentes, pasa por apostar por productos con mayor valor añadido, que impliquen un alto valor tecnológico y de calidad, además del factor conocimiento.

Este es un mensaje que ya ha calado en una gran parte de nuestras empresas aeronáuticas y sobre el que debemos seguir trabajando para trasladarlo a todo el tejido auxiliar. Evidentemente, siempre podemos seguir mejorando. Precisamente para continuar en este camino hemos impulsado un instrumento como el CATEC, un centro al servicio de las empresas que, entre otras funciones, facilitará y acercará la tecnología a firmas que, por su tamaño, no pueden permitirse contar con un departamento propio de I+D, con personal especializado en este tipo de actividades o con el equipamiento tecnológico necesario para desarrollar determinados proyectos de innovación.

Reforzar la relación con otras empresas de carácter nacional e internacional es otro de los objetivos que se marca el centro a través de la colaboración en proyectos e iniciativas que pueden ser muy ventajosas para el sector en Andalucía. ¿Cree que es necesario potenciar más esa cooperación para lograr una mayor competitividad de la industria andaluza?

Sin duda debemos seguir avanzando en este sentido. Nuestro tejido productivo, en general, está formado mayoritariamente por pymes, y el sector aeronáutico no es una excepción. Es cierto que se trata de una industria donde algunas de las empresas tienen un tamaño medio y donde también contamos con algunas compañías potentes, pero desde el Gobierno andaluz llevamos trabajando varios años para hacer llegar a las empresas de este y otros sectores el mensaje de que la cooperación empresarial es un valor fundamental y un factor clave que debemos potenciar, porque nos aporta mayores oportunidades. Tanto entre empresas andaluzas, como con empresas nacionales e internacionales.

Esto cobra aún mayor relevancia en un sector como el aeronáutico, donde se está imponiendo cada vez más que los paquetes de trabajo sean llave en mano, es decir, que engloben desde el diseño, a la fabricación, montaje, ingeniería e, incluso, la inversión a riesgo. Para seguir creciendo y captando cargas de trabajo como hasta ahora, muchas de nuestras empresas tendrán que aliarse entre ellas o ir de la mano de otros colaboradores nacionales e internacionales que les permitan completar sus capacidades cuando sea necesario o contar con mayor capacidad financiera. Afortunadamente, existen ejemplos de que este mensaje ha empezado ya a calar en nuestra industria aeronáutica, como Alestis Aerospace, en la que se han unido Sacesa y el Grupo Alcor, o la incorporación de pequeñas empresas a Elimco.

 

“El área de los aviones no tripulados es una de las actividades que debemos potenciar en Andalucía porque implica un camino más hacia la diversificación que apunta a excelentes posibilidades de desarrollo en el mercado internacional”

La experimentación y desarrollo de nuevos Vehículos Aéreos no Tripulados (UAVs) es una de las áreas estratégicas en las que el CATEC pretende centrar su actividad investigadora y tecnológica, gracias a iniciativas como el proyecto ATLAS. ¿Cree el Gobierno andaluz que el futuro del sector aeronáutico está en la apuesta por este tipo de tecnologías? ¿Cómo puede revertir en la industria y la economía andaluza?

El Gobierno andaluz apuesta por toda aquella actividad económica que sea sostenible y cree riqueza y empleo para la comunidad. En este sentido, la industria aeronáutica es uno de los sectores que consideramos estratégicos, porque se trata de una actividad que ha generado muy buenos resultados y que, además, se basa en parámetros que coinciden con el modelo de economía sostenible por el que estamos apostando, valores como un importante factor tecnológico y de conocimiento, el desarrollo de la I+D, la apuesta por la calidad y el valor añadido.

En el marco de este apoyo, llevamos varios años impulsando el desarrollo de una industria relacionada con aviones no tripulados como una de las nuevas áreas de negocio que ofrece muchas oportunidades para nuestras empresas. El desarrollo que están experimentando estas aeronaves en el mercado internacional está demostrando que, además de crecer sus aplicaciones en el campo militar, tienen múltiples usos para el campo civil que se ampliarán más aún en el futuro. Andalucía cuenta además con excelentes características y experiencia suficiente para el desarrollo de UAVs, ya que dispone de un Centro del INTA donde se experimenta con estas aeronaves, ubicado en El Arenosillo (Huelva), estamos desarrollando un nuevo centro de experimentación en Villacarrillo (Jaén) y también contamos con investigadores de la Escuela de Ingenieros de Sevilla que llevan años trabajando en este campo. Evidentemente, todo el futuro del sector no se basará en esta área de negocio, pero sí es una de las actividades a potenciar porque implica un camino más hacia la diversificación que apunta a excelentes posibilidades de desarrollo en el mercado internacional.

El Centro de Simuladores de Vuelo va a convertir Andalucía en el centro de formación más importante de aeronaves militares de toda Europa. ¿Qué puede suponer en cuanto a la formación vinculada al sector en Andalucía?

Este Centro implica un paso más para completar la formación vinculada a la industria aeronáutica en nuestra comunidad. Andalucía contaba ya con una titulación en Ingeniería Aeronáutica, de la que ya han comenzado a salir promociones de ingenieros con esta especialización que están encontrando muy buena acogida en el mercado de trabajo.

También contamos con alguna especialidad de Formación Profesional relacionada con esta industria y hemos desarrollado en los últimos años un completo programa de cualificaciones profesionales que ha permitido oficializar o reconocer a profesionales con un conocimiento acumulado por su experiencia. Este centro es un avance más en un área tan especializada y que requiere de una tecnología de vanguardia como es el entrenamiento de pilotos y tripulaciones. El proyecto cuenta además con las últimas técnicas de formación en este campo.

Desde el Gobierno andaluz estamos trabajando para continuar completando esta oferta formativa, fundamentalmente en el campo de la formación profesional, porque de nada nos servirían las oportunidades empresariales si no contamos con capital humano preparado para afrontar los nuevos retos de futuro a los que apunta esta industria.

A pesar de la actual crisis internacional, los resultados de la industria aeronáutica andaluza en 2009 fueron bastantes positivos, con un notable crecimiento en empleo y facturación ¿Qué previsiones tienen para este año? Efectivamente, los últimos datos de los que disponemos indican que 2009 ha sido un año positivo para el sector, a pesar de la coyuntura económica y financiera y de los ajustes que ha experimentado la aviación a nivel internacional.

Nuestra industria aeronáutica se ha consolidado definitivamente como el segundo polo nacional en facturación y empleo, con un crecimiento de 8,8% (hasta 1.541 millones) y 16,3% respectivamente. Esto significa que más de 8.700 familias andaluzas cuentan con algún miembro que trabaja en esta industria (8.786 puestos de trabajo).

Si analizamos además la evolución desde 2001, cuando se elabora el primer informe del sector por parte de la Fundación Hélice, vemos que existe una tendencia muy favorable, con el doble de empleo que hace nueve años y el triple de facturación que entonces. Aún no contamos con datos definitivos de 2010, pero la sensación que nos transmiten desde el sector es que se mantendrá un crecimiento sostenido. Existen datos, como las exportaciones, que han experimentado un incrementos del 17,2% en los primeros nueve meses del año, el doble que el incremento nacional (7,2%), que indican que estamos en el buen camino.  

¿Cree que los países asiáticos deben ser uno de los mercados al que las empresas andaluzas deben dirigirse de manera especial en los próximos años? ¿El futuro del sector pasa ineludiblemente por la diversificación de capacidades y clientes?

Los datos que manejan los grandes fabricantes mundiales y que se han conocido recientemente indican que China necesitará más de 4.000 nuevos aviones civiles en los próximos 20 años. Esto evidencia que se trata de un mercado consumidor emergente y con gran potencial. Actualmente, nuestro sector está realizando un importante esfuerzo para diversificar en productos y clientes con el objetivo de reducir riesgos.

En esta línea creo que no debemos cerrarnos a ninguna posibilidad. Por tradición y cercanía, nuestro mercado natural es el principal fabricante europeo, pero estamos trabajando para que su peso sobre el total de las ventas sea menor, no reduciendo nuestra facturación en productos Airbus, sino creciendo también hacia otras divisiones y clientes. De hecho, en 2009 las ventas de productos distintos a Airbus representaron ya el 21% de la facturación total del sector. En la medida en la que diversificamos clientes, reducimos riesgos, y eso es sano para nuestra industria. Lo mismo ocurre en el caso de las capacidades.

Del mismo modo que nuestra industria aeronáutica se ha caracterizado durante muchos años por estar especializada en mecanizados y hemos realizado un esfuerzo por renovar procesos aplicando tecnología y desarrollando nuevos campos como los materiales compuestos, en los que actualmente somos un referente a nivel nacional, nuestras empresas están apostando cada vez más por la ingeniería y los sistemas para garantizar su futuro. Hay que continuar avanzando en la línea de campos en los que el conocimiento, el valor añadido y la calidad son un diferencial, porque en ellos está el futuro.

“La sensación que nos transmiten desde el sector es que en 2010 se mantendrá un crecimiento sostenido. Las exportaciones han experimentado un incremento del 7,2% en los primeros nueve meses del año, el doble que el incremento nacional (7,2%), que indican que estamos en el buen camino”

¿Está Alestis Aerospace consolidada para afrontar nuevos retos y poder optar a nuevos contratos de carácter internacional que permitan seguir impulsando a la industria auxiliar del sector en Andalucía? ¿Puede suponer un problema la entrada de una nueva Tier One como Aciturri en el territorio andaluz?

Contar con más de una ‘tier one’, lejos de ser una dificultad, implica mayores oportunidades para nuestro sector auxiliar. Además de Alestis, Andalucía cuenta con otras dos potenciales proveedoras de primer nivel, Aciturri y Aernnova. En la práctica, esto supone que tendremos más opciones de que vengan a Andalucía grandes paquetes de trabajo integrado que ofertan los principales fabricantes. Esto se traduce, a su vez, en encargos que repercuten en nuestra industria auxiliar. Lo que no se podía permitir Andalucía era carecer de una ‘tier one’, porque el modelo que están imponiendo los grandes fabricantes mundiales es el de reducir sus proveedores directos a un grupo reducido de compañías de primer nivel con alta capacidad financiera para implicarse a riesgo en los proyectos y posibilidad de desarrollar paquetes llave en mano. Si nuestra región no contaba con ningún proveedor de este tipo podríamos haber perdido posibilidades y oportunidades de futuro. Por eso la Junta de Andalucía impulsó el nacimiento de Alestis. A partir de ahí, que Andalucía cuente con más de un ‘tier one’ supone más posibilidades de contar con nuevos paquetes de trabajo que repercuten en nuestras empresas en forma de subcontrataciones. Esta línea coincide con nuestra apuesta por la diversificación del sector, tanto en productos, como en clientes. Respecto a Alestis, creo que la empresa ha demostrado hasta el momento sus capacidades al captar importantes contratos del A350 y de Embraer en su primer año de funcionamiento. Además, nos consta que está trabajando para conseguir nuevas cargas de trabajo y nuevos proyectos.