La apuesta de Andalucía por apoyar al sector aeronáutico ha dado sus frutos; hoy goza de nombre propio a nivel internacional

¿Qué balance hace de Aerodays 2011, el encuentro de referencia en el ámbito de la I+D+i en Europa para el sector aeronáutico y aeroespacial, celebrado en marzo en Madrid? ¿Cuáles han sido las conclusiones más destacadas?

Tanto a nivel nacional como internacional, Aerodays 2011 ha sido reconocido como un gran éxito. Durante la sexta edición de este foro, que se celebra cada 4 ó 5 años, se ha superado con creces tanto la participación como el nivel y número de ponencias presentadas en ediciones anteriores. Así nos lo han transmitido las múltiples felicitaciones recibidas desde la industria, centros de investigación e instituciones asistentes, e igualmente así nos lo han hecho saber desde la Comisión Europea, cuya Dirección de Investigación e Innovación participó en la organización conjunta del evento.

Además de como foro de discusión e intercambio de ideas, Aerodays 2011 ha servido a la Comisión Europea como marco para la presentación de la visión Flightpath 2050, documento de carácter estratégico para el futuro del transporte aéreo. Con su presentación, Europa reafirma su compromiso con el desarrollo de una aviación que, además de resolver las necesidades de los ciudadanos y de mantener la competitividad del sector, resulte sostenible en lo que respecta a su capacidad de reducir el impacto medioambiental y la dependencia del petróleo mediante el uso de fuentes de energía alternativas.

Aerodays 2011 ha servido a la Comisión Europea como marco para la presentación de la visión flightpath 2050, documento de carácter estratégico para el futuro del transporte aéreo

 

La mayoría de los proyectos presentados en este encuentro han sido desarrollados en el marco del VII Programa Marco de la Unión Europea. ¿A qué nivel se encuentran los centros tecnológicos y de investigación españoles que centran su actividad en este sector?

El Programa Marco de la Unión Europea constituye el entorno clave para la colaboración en materia de I+D a nivel europeo. Dentro del sector aeronáutico, la presencia de entidades españolas -en particular de organismos públicos y privados de investigación, así como de las universidadeses clave. Hemos de ser ambiciosos y buscar reforzar aún más esta presencia, como colaboradores y como líderes de proyectos, así como la de nuestras empresas cuya capacidad tecnológica hay que poner en valor. Muchos de estos centros y empresas han tenido la oportunidad de dar a conocer sus trabajos en el 7º Programa Marco durante las sesiones paralelas celebradas en Aerodays 2011. La cooperación internacional es consustancial al propio sector aeronáutico. nuestras empresas y centros no sólo participan en proyectos internacionales, sino que se mueven en un mercado internacional más allá del europeo. Por eso la colaboración internacional es de importancia crítica también en las fases de I+D.

 

La aeronáutica es uno de los sectores estratégicos para el Gobierno, y uno de los motores de la economía española. ¿Cuáles son las principales iniciativas que se están llevando a cabo desde el Ministerio de Ciencia e Innovación relacionados con el sector a nivel nacional y andaluz?

La industria aeronáutica nacional puede considerarse como uno de los sectores estratégicos de la economía española, al tratarse de un sector que invierte de forma intensiva en I+D, caracterizado además por el uso de mano de obra altamente cualificada. Uno de los principales objetivos del Gobierno es el establecimiento de un nuevo modelo productivo en el país, a través de un nuevo marco basado en la innovación. En este sentido, el sector aeronáutico representa un magnífico ejemplo del nuevo modelo que se quiere implementar desde las instituciones públicas. El impulso de instrumentos financieros que fomenten la inversión empresarial en proyectos de I+D ha representado siempre una apuesta constante por parte del Gobierno. Concretamente, desde la Secretaría de Innovación se ha articulado el marco de actuación de la política del Gobierno en materia de innovación para contribuir al cambio del modelo productivo en España. Así pues, la Estrategia Estatal de Innovación persigue el fomento y la creación de estructuras que faciliten el mejor aprovechamiento del conocimiento científico y el desarrollo tecnológico, aspectos que favorecen al sector espacial y sobre los que puede realizar una amplia aportación.

 

¿Qué opinión le merece el nuevo Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC), en cuya puesta en marcha ha colaborado su departamento? ¿Cree necesario este tipo de herramientas para potenciar más el desarrollo tecnológico como elemento clave para la mejora de la competitividad del sector?

La creación de CATEC pone de manifiesto la importancia de la investigación en tecnología aeronáutica que se realiza en nuestro país. Como centro de excelencia, CATEC actúa como interfaz para la transferencia tecnológica entre los diversos agentes del sistema Ciencia, Tecnología y Empresa, impulsando la creación de conocimiento, la gestión de la propiedad intelectual de la I+D+i y la innovación tecnológica.  

 

Usted proviene del sector privado. ¿Considera que la administración debe realizar un mayor impulso para fomentar la inversión en I+D en las empresas? ¿Qué medidas se están adoptando para contribuir a ello en el sector aeronáutico? ¿Es consciente el empresario de la necesidad de implantar la innovación y el desarrollo tecnológico como una parte fundamental de su actividad productiva?

Desde el Gobierno siempre hemos apoyado e impulsado a las empresas para que inviertan en proyectos de I+D, con un doble objetivo: aumentar la productividad de las empresas y cambiar el modelo productivo de nuestro país. El sector empresarial español es consciente de la necesidad de este cambio en la estructura económica y sabe que la única manera de conseguirlo es mediante el fomento de la inversión en materia de I+D+i. nos es grato contemplar cómo las medidas que estamos implementando para impulsar dicha inversión están dando sus frutos, incorporándose día a día un mayor número de nuevas empresas que hacen innovación. Precisamente, el Ministerio de Ciencia e Innovación ha diseñado la Estrategia Estatal de Innovación, entre otros, con estos objetivos: aumentar la inversión privada en I+D e incrementar el número de empresas innovadoras. Dentro de las medidas diseñadas para impulsar la innovación destacan las nuevas actuaciones que se están implementando desde el CDTI, entre las que podemos citar los instrumentos Innodemanda, para el fomento de la compra pública; Innpronta, orientada a los proyectos consorciados de investigación, con elevada participación de organismos de investigación; Innvierte Economía Sostenible, herramienta de capital riesgo; o el Feder-Interconnecta, para apoyar a las regiones menos desarrolladas tecnológicamente. Además, la internacionalización se ha convertido en un objetivo clave en la evaluación de todos los programas.  

Su ministerio está muy relacionado con la Industria y la Universidad. ¿Echa en falta una mayor conexión entre los centros universitarios y las empresas, en la que la transferencia de tecnología y conocimiento sirva para aportar más valor al tejido productivo? ¿Cree que es esencial para el futuro del sector aeronáutico?

El acercamiento entre los centros universitarios y las empresas representa uno de los objetivos más avanzados de la política de innovación empresarial desarrollada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, tanto a través de la Estrategia Estatal de Innovación como, posteriormente, de la recientemente aprobada Ley de la Ciencia, Tecnología e Innovación. Prueba de ello es la reciente apertura, durante el mes de mayo, de la convocatoria para el subprograma Inncorpora cuyo objetivo es incentivar la contratación de titulados en formación profesional, titulados universitarios o doctores por parte de las empresas, centros tecnológicos, asociaciones empresariales o parques científicos para el desarrollo de proyectos de investigación industrial, desarrollo tecnológico o estudios de viabilidad técnica previos, así como para fomentar su formación en el período 2012-2014. El fomento de la conexión entre industria y universidad, a través de la incorporación del talento innovador de las personas al mercado y, a su vez, apoyándose en la Universidad para dar respuesta a las demandas de éste, aplica a todos los ámbitos de la innovación, aunque en el sector aeronáutico adquiere un sentido crítico tanto por e volumen de sus inversiones dedicadas a I+D (784 millones de euros en 2009) como por su capacidad generadora de empleo cualificado (en 2009 este sector proporcionaba trabajo a cerca de 36.000 personas, con un 16% de empleados dedicados a actividades de I+D).

“El fomento de la conexión entre industria y universidad adquiere un sentido crítico en el sector aeronáutico, tanto por el volumen de sus inversiones dedicadas a I+D como por su capacidad generadora de empleo cualificado”

¿Cuáles son los principales objetivos de la nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación y qué aportaciones permitirá esta nueva normativa al sector?

La nueva Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación responde al necesario cambio de modelo productivo abordado en diferentes aspectos previstos en la Estrategia Estatal de Innovación e incorpora novedades en el ámbito de la cooperación público privada, con fines científicos y tecnológicos, y en los mecanismos de transferencia de conocimiento al sector productivo. Además, consagra la política de innovación como una política pública imprescindible para dar respuesta a las necesidades empresariales en materia de competitividad, a la vez que pretende conseguir más participación de la empresa privada en actividades de investigación, más trabajo estable para los jóvenes investigadores y más calidad en la ciencia española, a través de una apuesta definitiva e irreversible por la investigación de excelencia.  

Andalucía ya es un referente aeronáutico internacional gracias a la participación en programas como el A350 o el A400M. ¿Cómo valora el crecimiento que han experimentado las empresas andaluzas en los últimos años?

Muy positivamente. La apuesta que la Comunidad Andaluza ha realizado durante los últimos años para apoyar al sector aeronáutico ha dado sus frutos, constituyéndose Andalucía –y concretamente Sevillacomo uno de los principales polos aeronáuticos a nivel no sólo nacional sino también europeo. Hitos destacables como el establecimiento de la línea de ensamblaje final del A400M, el referente nacional constituido por la empresa Alestis como suministrador de primer nivel de Airbus o la fundación del Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) han permitido al sector aeronáutico andaluz gozar de un nombre propio a nivel internacional y representar, junto con Madrid, más del 80% de la facturación nacional del sector. Es evidente que todos estos logros no se habrían conseguido si tanto desde la Administración central y regional como desde el propio tejido industrial andaluz no se hubiera impulsado el sector aeroespacial como un área estratégica para la región.

El interés de los centros de investigación y las empresas nacionales y andaluzas en tecnologías relacionadas con los UAS, reflejado en un gran número de proyectos, puede permitirnos un posicionamiento favorable en el mercado”

¿Qué piensa del desarrollo que están experimentado el área de los aviones no tripulados (UAVs) en España y Andalucía? ¿Cree que es una de las áreas de futuro de la industria aeroespacial? ¿Estamos bien posicionados para competir y conseguir proyectos vinculados con este ámbito a nivel internacional?

Sin duda se trata de un área de futuro para la industria aeroespacial, con unas perspectivas de mercado potencial extraordinarias. Los UAS (Unmaned Aerial Systems) se han convertido en un segmento estratégico no sólo en su uso militar, sino también para múltiples aplicaciones civiles como tareas de vigilancia de fronteras, seguridad e inspección de infraestructuras críticas, por citar algunos ejemplos. El interés que están demostrando los centros de investigación y las empresas nacionales y andaluzas en tecnologías relacionadas con los UAS es muy alto, reflejado en un gran número de proyectos en este ámbito, lo que puede permitirnos un posicionamiento favorable en este mercado, actualmente dominado por los productos israelitas y estadounidenses. Resulta esencial, además, el disponer de la normativa que permita su integración en el espacio aéreo; punto fundamental para el desarrollo de una industria competitiva en materia de UAS.  

Esta publicación es un número especial con motivo de Le Bourget, feria que reúne a las grandes compañías y entidades públicas y privadas del sector. ¿Qué potencialidades de la industria aeronáutica nacional y andaluza destacaría que contribuyan a abrir nuevas perspectivas de futuro en el mercado global?

El documento Flightpath 2050 encargado por la Comisión Europea a un grupo de personalidades del sector aeronáutico y presentado durante Aerodays 2011constituye la hoja de ruta para definir la estrategia en materia de I+D+i a nivel europeo de aquí a mediados de siglo. Dentro del mismo la sostenibilidad medioambiental, la seguridad y la competitividad representan los puntos clave para el mantenimiento del liderazgo de la industria aeronáutica europea a nivel global. Los materiales compuestos, los anteriormente mencionados UAS, el uso de biocombustibles y la utilización más eficiente de los sistemas de tráfico aéreo (ATM) se configuran como piezas estratégicas del nuevo mercado global. Desde este punto de vista, la apuesta que desde hace tiempo se está llevando a cabo desde los sectores aeronáutico andaluz y nacional en pro de estas tecnologías sitúan a nuestra industria en una posición avanzada para afrontar los retos futuros.