Especializada en tratamientos térmicos y superficiales para las empresas auxiliares del sector, la compañía española está impulsando su relación comercial con la industria aeronáutica ubicada en Sevilla y Cádiz. Con 30 millones de euros de facturación y más de 200 empleados, el objetivo de Grupo TTT es consolidar su posición de liderazgo a nivel nacional y aumentar su cuota de exportación en el mercado internacional.

 

El fuerte crecimiento experimentado por el sector aeronáutico andaluz en los últimos años está motivando la llegada de nuevas empresas a Andalucía, interesadas en cooperar en los grandes proyectos aeronáuticos, así como un mayor fomento de las relaciones comerciales con los proveedores de otras importantes zonas industriales vinculadas al sector en España.

Este último es el caso del Grupo TTT, compañía especializada en la subcontratación de tratamientos térmicos y superficiales y en sus acabados, y que en la actualidad se encuentra en fase de internacionalización de sus productos y servicios de más alto valor añadido. La compañía, con sede central en Guipúzcoa, está impulsando de manera especial su relación con las empresas auxiliares andaluzas ubicadas en Sevilla y Cádiz, a través de sus trabajos en el campo del tratamiento y acabado de superficies para las piezas que se ensamblan en los aviones de las grandes compañías tractoras. Un segmento de negocio en el que la empresa es líder en el mercado nacional y para el que viene operando desde hace casi cuarenta años, cuando “compramos el primer horno de vacío que se instaló en España”, señala Xabier Berasategi, director general de Grupo TTT.

Desde entonces la historia de la compañía –que se fundó como Tratamientos Térmicos TTT S.A.–, ha estado ligada a la tecnología de los tratamientos térmicos y superficiales y el desarrollo de los mercados de automoción y aeronáutico en el país. Berasategi recuerda “los primeros ciclos de tratamientos térmicos de aceros que nos confió Sener, así como los complicados niveles de vacío que exigían las piezas que fabricábamos con destino al Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERn), hoy denominada Organización Europea para la Investigación nuclear”. La empresa fue testigo del nacimiento de la industria aeronáutica en el País Vasco, primero con la fundación de ITP a finales de los años ochenta, de la mano de Rolls-Royce y Sener, y la primera homologación para realizar tratamientos térmicos de la firma inglesa tanto para la fábrica de Zamudio como para Santa Bárbara en Oviedo.

Durante esta época el Grupo TTT ya comenzó a desarrollar proyectos de I+D con InASMET (Asociación de Investigación Metalúrgica del País Vasco), invirtiendo en la tecnología de recubrimientos por plasma necesaria para los motores de los aviones, lo que años después dio como fruto la primer spin-off de InASMET, y una de las filiales de la compañía: la empresa Iontech, que actualmente se dedica a los recubrimientos de plasma y HVOF. Ya en la década de los 90, la compañía también fue partícipe del nacimiento de Gamesa Aeronáutica, actualmente Aernnova, y empezó a desarrollar trabajos y proyectos vinculados a los grandes fabricantes del sector, como Embraer, Bombardier y Sikorsky, y un poco después para EADSCASA.

“Comenzamos a conocer así, además de a los principales fabricantes de la aeronáutica, a prácticamente la totalidad de la industria auxiliar del país, primero de la zona centro y después del sur con el traspaso de la parte metálica de Getafe a Cadiz y Sevilla”, afirma Berasategi. Desde entonces, Grupo TTT es un referente en cuanto a tratamiento térmico y recubrimientos por plasma de la industria aeronáutica española con alrededor de un centenar de clientes. Este liderazgo está sustentado en una política de calidad que les ha permitido disponer de todas las homologaciones y certificaciones demandadas por el mercado en cada momento: desde la ISO 9100 a la acreditación nADCAP para todos los procesos especiales, pasando por las certificaciones propias con todos los fabricantes.

Crecimiento y estrategia

Grupo TTT cuenta en la actualidad con cinco empresas (Tratamientos Térmicos TTT, TTT Ejes, TTT Goiko, IkanKronitek e Iontech) que prestan servicios y suministran productos a la industria de la automoción, la aeronáutica, y la fabricación de maquinaria y herramientas industriales, entre otros; con una amplia gama de trabajos, desde el tratamiento y recubrimiento convencional, hasta la más avanzada tecnología en ingeniería de superficies.

Su facturación total alcanzó los 30 millones de euros el pasado año, con una cuota de exportación del 20%, y cuenta con unos 240 empleados. La estrategia de la compañía es continuar la consolidación de su cartera de clientes a nivel nacional, con especial incidencia en Andalucía, donde trabaja para importantes empresas del sector aeronáutico en la región, sobre todo, especializadas en la mecanización de elementos metálicos.

Entre ellos destacan Sofitec, Aernnova Andalucía, Meupe, Airgrup, TADA, Inespasa, InTECair, Aercal y Consur, entre otros. no obstante, el director general de la empresa, destaca que “el destino final de las piezas que tratamos van a parar a los grandes fabricantes o suministradoras de primer nivel, como Airbus, Aernnova, ITP, Messier-Dowty, CESA, etc.”.

Los trabajos más demandados por sus clientes son los de tratamientos térmicos (temples, revenidos, precipitados, alivios de tensiones), nitruraciones, cromo duro rectificado, y ensayos (dureza, tracción, adherencia). La compañía apuesta por una evolución continua mediante la par ticipación en proyectos de innovación y desarrollo auspiciados po los diferentes organismos públicos, en colaboración con empresas y centros de investigación de diferentes países europeos. “La actividad de innovación constituye una constante en el desarrollo del grupo, y la base tecnológica para la creación de nuevas unidades de negocio” destacan en la empresa.

La necesidad de finalizar el proceso de los recubrimientos que ofrecía a sus clientes le llevó a invertir en nuevas tecnologías de aca bado como el rectificado y el pulido, así como en otro tipo de recubri mientos como el HVOF y el cromo duro, intensamente demandados por el sector aeronáutico. Con el objetivo de seguir cubriendo las necesidades, el Grupo TTT empezó a colaborar en 2002 con Mes sier-Dowty para desarrollar recubrimientos de cromo con posterio rectificado para los trenes de aterrizaje de los principales programas de Airbus. Con el conocimiento adquirido de esta colaboración inicia con Messier-Dowty, y posteriormente con CESA, una de las filiales de la compañía, IkanKronitek, ofrece hoy en día la combinación de diferentes tecnologías como el cromado y el rectificado que unidas a la reciente incorporación del proceso previo de Shot-Peening (grana llado de compresión) completan una cadena que permite al mercado la posibilidad de subcontratar una parte del proceso de fabricación con la ventaja de contar con un solo interlocutor y reducir el periodo de maduración, así como un ahorro en el transporte.

Además, Grupo TTT se encarga de los ensayos para todo el pro ceso de tratamiento o recubrimiento superficial de piezas, contando con los medios y acreditaciones necesarias para poder hacerlos en sus instalaciones, entre ellas la norma nADCAP. Es el caso, por ejem plo, del ensayo de tracción que acompaña a todo proceso térmico para garantizar la correcta realización del tratamiento. La compañía española también está realizando una importante apuesta por la inversión para la mejora de su tecnología.

En este apartado hay que destacar, además del Shot-Peening, la reciente ad quisición de una instalación de nitruración iónica con pantalla activa que permite ciclos más homogéneos que las nitruraciones iónicas convencionales, evitando así que se produzcan picos de tensión que puedan derivar en quemaduras en el material. Asimismo, acaba de recepcionar una máquina de ensayos Charpy para realizar ensayos de resiliencia sobre probetas.