Las grandes compañías del sector aeronáutico internacional han visto reducidos sus ingresos y beneficios durante los primeros seis meses del año, lo que viene a anunciar un año difícil para la industria a nivel mundial a pesar de la esperada reactivación de la industria durante el segundo semestre de 2010.

El constructor estadounidense Boeing registró unos beneficios de 1.003 millones de euros, lo que supone un descenso del 19% con respecto a los seis primeros meses de 2009. Además, la cifra de negocio semestral ascendió a 23.681 millones de euros, un 9% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior; no obstante, Boeing mantiene estables sus previsiones financieras para el ejercicio completo y espera registrar en 2010 unos 50.000 millones de euros en ingresos.

Por su parte, la compañía europea EADS redujo en un 51% sus ingresos durante el primer semestre del año, con un beneficio neto de 185 millones de euros. EADS registró un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1.148 millones de euros, lo que supone un 31% menos que en el primer semestre del año pasado. A pesar de todo, los ingresos de EADS han permanecido estables en 20.300 millones de euros, un 1% más, y ha recibió nuevos pedidos por un importe de 30.768 millones de euros, un 79% superior al de un año antes, lo que, según la empresa, “refleja un gran impulso para la aviación comercial y una sólida plataforma para futuras entregas”.

El grupo canadiense Bombardier obtuvo un beneficio neto de 235 millones de euros durante la primera mitad de su año fiscal, lo que supone un descenso del 16,4% frente a al mismo periodo del año anterior. Durante el segundo trimestre del año el beneficio neto de la empresa descendió en un 26,8%, hasta los 115 millones de euros, aunque mantiene unas “previsiones sólidas a largo plazo” mientras se concentra en “gestionar la estructura de costes y mejorar el flujo de ingresos”.